Sapiens

Hoy publicaremos un artículo inusualmente corto, dado que son fechas que incentivan a los viajes y en elinversorpaciente.com tenemos intención de hacer turismo por alguna ciudad europea.

Sapiens es una empresa relativamente pequeña. Capitaliza unos 1400 millones de dólares. Viene a facturar unos 500 millones de dólares al año. Tiene un histórico de más de veinte años que nos va a permitir analizarla con cierto fundamento.

Se trata de una acción tecnológica. Sapiens hace software para el sector de las aseguradoras. En torno al año 2000, cuando la crisis de las empresas tecnológicas, era una empresa muy pequeña que no producía beneficios. Pero como todas las empresas de este sector, los insensatos inversores la llevaron a precios de burbuja. Sapiens llegó a cotizar entonces a 100 $ —ahora mismo cotiza en torno a 25 $—. De ninguna manera ese precio era razonable, pero eso es lo que pasa en las burbujas. Cuando la burbuja pinchó, la acción cayó en picado en torno a un 90 %. En el 2008, aproximadamente, pudo tocar fondo a unos 2 $. Pero la empresa siguió a lo suyo y continuó haciendo las cosas bien. Y en algún momento empezó a producir beneficios. Y, desde entonces, ha venido produciendo beneficios de manera sistemática. No solo eso, sino que es una empresa cuyo crecimiento es muy sólido. En los últimos 10 años, que es el periodo que hemos revisado, facturación y beneficio por acción han crecido prácticamente todos los años de manera sistemática.

Una cosa a tener muy en cuenta es que incluso en los años más difíciles —años 2007, 2008, 2009 y 2010—, año tras año, la facturación aumentó.

No se trata de una empresa que tenga un crecimiento muy grande. Pero sí es una empresa que tiene la capacidad de crecer todos los años. Y, lo que nos gusta más, muy poco a poco van subiendo los márgenes, lo que permite que el beneficio por acción crezca con más fuerza que la facturación. Esto nos indica que tiene cierto poder de fijación de precios, lo que es muy positivo en el mundo de las empresas. Por otra parte, reparte un dividendo medio, ni muy pequeño ni muy grande, en torno a un 2 %. No recompra acciones. Nosotros preferiríamos que recomprase acciones, y con más motivo al precio al que cotiza la acción, pero no lo hace.

Ahora mismo cotiza a un Per de 24. Tengamos en cuenta que es una empresa que ha cotizado a Pers entre 20 y 50. Así que ahora mismo la podemos encontrar en el mercado en su rango de Per inferior. Si añadimos a esto el dividendo que da y su consistencia en hacer crecer facturación y beneficios, podemos estar ante una empresa a considerar para componer nuestra cartera de inversión.

A nuestro juicio, se trata de una empresa muy buena con un histórico muy sólido y que, previsiblemente, seguirá comportándose muy bien en el futuro. Pero el lector deberá decidir si se ajusta a lo que él quiere para incluirla en su cartera. Como siempre, no se trata de una recomendación de inversión. Esto solo es un artículo en el que hablamos de una muy buena empresa, en nuestra opinión, con potencial de crecimiento.

Apreciado lector, gracias por leer este artículo.

Esta entrada ha sido publicada en Artículos sobre empresas y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *